OZONO EN EL VINO

Las ventajas del ozono en el vino garantizan la máxima seguridad y calidad en los procesos y productos de la industria vitivinícola.

Descripción

La industria vitivinícola es uno de los sectores económicos más prósperos y exigentes, lo que hace necesario garantizar los mejores procesos de producción para ofrecer un excelente vino en calidad y seguridad; teniendo en cuenta, además, que gran parte de ella se exporta y, por lo tanto, debe pasar aún más controles y auditorías.

Uno de los puntos importantes para este sector es la conservación del propio vino, que se elabora en barricas de roble, así como cemento y acero inoxidable. La limpieza de estos almacenes es uno de los mayores consumos de agua y energía, dentro de la industria vitivinícola. Además, generan aguas residuales altamente contaminantes. Por esta razón, se buscan alternativas eficaces y económicas que le permitan tener una bodega más eficiente, segura y saludable. En este contexto, aparece el uso de ozono. Se utiliza para lavar barriles con agua hiperozonizada, permitiendo la alta desinfección de los mismos, sin residuos químicos de ningún tipo y sin alterar las condiciones organolépticas. De hecho, el ozono es una gran ayuda a la hora de lidiar con la contaminación de vinos con olores y sabores extraños.

A todo esto hay que añadir que el ozono, tanto en estado gaseoso como en forma de agua ozonizada, no sólo desinfecta, sino que esteriliza por completo las superficies (y las instalaciones en general) eliminando todos los problemas típicos de la aparición de hongos en las bodegas. Su poder desinfectante de enorme eficiencia tiene como único residual, oxígeno, totalmente inofensivo. Estas ventajas del ozono ayudan a la empresa vitivinícola a cumplir con las normas de calidad y seguridad impuestas por la UE y otros organismos internacionales.

Abson ofrece a la industria alimentaria y, en particular, a la industria vitivinícola sistemas innovadores de limpieza y desinfección basados en el ozono, eficientes y respetuosos con el medio ambiente. De esta forma se ayuda a garantizar la calidad del producto, a eliminar las agresiones contra la naturaleza, ayudando a la empresa vitivinícola a reducir los costes de producción.

En otras aplicaciones de ozono en la industria vitivinícola son los siguientes: generadores de ozono para la desinfección y purificación de bodegas; agua ozonizada para el lavado de las uvas y desinfección de la levadura Brettanomyces; desinfección del interior de los barriles con generadores de ozono, purificación de corchos para evitar contaminaciones microbacterianas. Cabe señalar que el ozono también es muy útil en el cultivo de la vid, la agricultura y la post-castes.